Archive for 16 octubre 2010

Paisajes de película


Para empezar, agradecer a nuestra querida vecina Maite (de la Calle La Fuente, como no) el que nos haya facilitado estas bonitas fotos del pueblo.

Las imágenes demuestran que en Melgar de Arriba hay paisajes de postal, desde preciosos atardeceres a salvajes campos que parecen sacados del film “Memorias de África”.
Es por eso por lo que os animamos a daros una vuelta por aquí, para desconectar, vaciar la mente y disfrutar de la naturaleza, alejados/as del ruido, el estrés y los atascos.
En la foto de la derecha, Patricia y Maite de paseo por el pueblo, durante este verano. Las otras dos son, de la bajada al río (finales de la Calle La Fuente) y de los alrededores del río, respectivamente.

En la Calle La Fuente somos así

Hoy me vais a permitir hacerles un pequeño homenaje a los miembros de mi calle, que son fantásticos.
Especialmente (y que no se sienta excluido/a nadie, por favor) los más jóvenes de la calle dan muchísima vidilla al pueblo, lo cual es muy de agradecer.
Patricia, Cristina, Maite, Iñigo, Alberto (los chicos de la genial “Casa Loli”), Cesar, Maru, Quique…
En las fiestas siempre están al pie del cañón, tanto en San Bartolomé como en Nochevieja… ¡Así da gusto! Bailando, de risas, sin dejar que la fiesta decaiga y de conversación con el personal…

En la foto, Patricia y Cristina conmigo, las pasadas fiestas de San Bartolomé.

Muchas gracias por darle tanta alegría al pueblo. Desde aquí besos para tod@s.

¿Qué podemos visitar en Melgar de Arriba?

Esto va para todos/as aquellos/as que quieran pasar un fin de semana tranquilos, alejados del ruido y de las prisas de la ciudad.
Melgar de Arriba es un pueblo agradable, en el que se puede pasear, respirar aire puro y visitar lugares como:
-La iglesia de San Miguel, que contiene un retablo mayor de traza gótica, presidido por una excelente talla de San Miguel Arcángel. El retablo ha sido restaurado hace unos años y es obra de Berruguete.
-La iglesia de Santiago, que es un edificio Mudéjar del siglo XV. A pesar de que de la gran parte de la iglesia sólo se conservan algunas ruinas, la torre del campanario fue reconstruida hace unos años y está abierta al público, con la función de mirador. Desde ella se obtienen unas preciosas vistas del pueblo.

Durante los tres meses de verano, la piscina del pueblo está abierta de manera gratuita, en la zona recreativa del pueblo, junto al río. La zona recreativa también cuenta con bar.

Y ahora, que aún no ha empezado (del todo) el frío, es muy recomendable pasear por los alrededores del pueblo, disfrutar de su verde paisaje (ahora muy otoñal) y de sus increíbles atardeceres (hay que estar aquí para disfrutarlos, una foto no les hace justicia).

¿Os animáis a visitarnos? Os esperamos en cualquier época del año.