Archive for 5 noviembre 2012

El Camino de Santiago desde Melgar de Arriba

Un servidor lo ha hecho. El 5 de octubre comencé esta increíble aventura, desde mi pueblo, Melgar de Arriba, saliendo desde la misma puerta de mi casa (primera foto). Y ahí comenzó mi camino, que finalizó con la llegada a Santiago de Compostela un 23 de octubre (ver foto de abajo).

Para mí ha sido una experiencia inolvidable, y aunque en este caso es muy difícil sonar objetivo, diré que Melgar es un punto estupendo para iniciar el Camino. Por si estáis interesad@s, os ánimo enérgicamente a que os lancéis a esta aventura, de la cual os aseguro que no os arrepentiréis, y si elegís Melgar de Arriba como punto de arranque, mejor que mejor.
Desde Melgar, éstas son las etapas que yo seguí (a partir de Sahagún, son las del famoso Camino Francés):

1. Melgar de Arriba – Sahagún (13,5 km)
2. Sahagún – El Burgo Ranero (18 km)
3. El Burgo Ranero – Mansilla de las Mulas (18 km)
4. Mansilla de las Mulas – León (19,1 km)
5. León – San Martín del Camino (25,9 km)
6. San Martín del Camino – Astorga (24,2 km)
7. Astorga – Foncebadón (25,9 km)
8. Foncebadón – Ponferrada (27,3 km)
9. Ponferrada – Villafranca del Bierzo (24,1 km)
10. Villafranca del Bierzo – O Cebreiro (29,4 km)
11. O Cebreiro – Triacastela (21,1 km)
12. Triacastela – Sarria (18,3 km)
13. Sarria – Portomarín (22,4 km)
14. Portomarín – Palas de Rei (25 km)
15. Palas de Rei – Arzúa (29 km)
16. Arzúa – Monte Do Gozo (albergue de Santiago) (34 km)
17. Monte Do Gozo – Santiago de Compostela (catedral) (5 km)

Espero que os sirvan de ayuda, si decidís emprender este alocado y revelador viaje. A mí desde luego me motivaba ponerme estas metas diarias, cumplir día a día con cada etapa. Aunque es verdad que uno podría alargar las etapas y pasarse la vida en el camino, disfrutando de cada pueblo que se va encontrando y de toda la gente que va conociendo.
Cuesta mucho encontrar palabras que hagan justicia a todo lo que uno siente en este “viaje”. Caminar, estar contigo mismo, conocer gente nueva, compartir cosas con ell@s etapa a etapa, despedirte de ell@s, conocer más gente, caminar en soledad, llegar a un sitio, ver la vida desde allí por unas horas, dirigirse rumbo a otro destino… Y así hasta llegar a Santiago.
Otra manera de ver la vida, disfrutando de lo simple, de los pequeños detalles…

Nunca es tarde para hacer el camino, así que ya sabéis.

“Caminante no hay camino… Se hace camino al andar”